lunes, 22 de julio de 2013

A un dios desconocido, John Steinbeck

Con las bendiciones de su fallecido padre resonando en su cabeza, el joven granjero Joseph Wayne abandona la casa familiar en Vermont para iniciar una nueva vida en California. Allí hará realidad su sueño de construir una granja en un fértil valle, mientras cada vez más obsesionado con un imponente árbol que crece junto a la casa, acabará convencido de que en él mora el espíritu de su progenitor. La prosperidad le decide a traer junto a él a sus hermanos y sus familias, pero uno de ellos, atemorizado por lo que considera creencias paganas de Joseph, talará el árbol. Y todo cambiará para siempre. Esta segunda novela de John Steinbeck, repleta de referencias a los ritos paganos, los mitos griegos y la Biblia, es una hermosa indagación en la relación del hombre con la Naturaleza, y una magistral reflexión sobre el destino.

En A un dios desconocido, Steinbeck nos cuenta la historia de un hombre que decide abandonar el hogar paterno y establecerse en tierras californianas. Con este inicio, empieza una historia en la que las relaciones familiares se verán afectadas por las creencias religiosas cuando, Joseph Wayne, el protagonista principal de esta historia, empieza a creer que el árbol junto a su casa alberga el espíritu de su padre recientemente fallecido.

Cuando Joseph Wayne llega a California y descubre el lugar en el que va a construir su nueva casa, junto a un gran árbol, siente algo especial, que ese es justo el lugar en el que debe establecerse y no otro. Cuando días más tarde recibe la noticia de la muerte de su padre, cree que ha sido su espíritu el que lo ha guiado hasta ese lugar y que dicho espíritu ahora mora en el árbol junto al que ha construido su casa. Días más tarde se traslada el resto de sus hermanos al mismo lugar, donde construyen sus casas unas junto a otras. Y ahora es cuando empieza lo interesante de este libro.

La convivencia entre ellos es normal hasta que Burton, uno de los hermanos de Joseph considera ofensiva hacia el Dios en el que él cree, que su hermano venere un árbol, por considerarla una creencia pagana, y más aún cuando lo relaciona con una serie de desafortunados acontecimientos. Ambos hermanos creen que su destino está ligado al del árbol, Joseph porque lo considera como el punto de origen a partir del cual construir su vida y Burton porque está convencido de que las ideas paganas de su hermano solo pueden traer desgracias. Eso hace que Joseph empiece a comportarse de un modo extraño. Empieza a adorar de un modo obsesivo al árbol, a la tierra y, en general, a toda la naturaleza que le rodea, lo que hace que se distancie cada vez más de su familia.

Es una historia bastante diferente a lo que había leído de Steinbeck hasta ahora. Mientras que el resto son historias más cotidianas, aquí se adentra en temas más espirituales y religiosos. La disputa entre creencias religiosas y paganas, la negativa a aceptar ideas diferentes a la nuestra o el descubrimiento de culturas diferentes (en este caso la relación con los mejicanos) son los temas de fondo de esta historia llena de alegorías, además de ser un hermoso homenaje a la Naturaleza, a la tierra que nos da de comer.

Como suele ser habitual en Steinbeck, los protagonistas son gente humilde, de escasa cultura y que se ganan la vida con su trabajo. A pesar de ser el segundo libro que publicó, su prosa es magnífica, fluida, con unos personajes dibujados en pocas líneas pero de los que tenemos una imagen bien definida. Es una historia que da para abrir un debate, pero que Steinbeck trata con imparcialidad. Nos hace ver que el amor que siente Joseph por la Naturaleza es real, que la tierra es real, que el árbol existe de verdad. Son cosas que están ahí, que podemos ver, oler, tocar… Pero, al mismo tiempo, es tan exagerada esa veneración de Joseph hacia la Naturaleza que nos hace pensar si no será todo fruto de una locura.

Es una novela muy recomendable y que no dejará indiferente a nadie, sean cuales sean sus creencias y en el que es imposible no posicionarse de parte de uno de los dos hermanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.